La alargada sombra del amor, del escritor Mathias Malzieu

La alargada sombra del amor, del escritor Mathias Malzieu

Quién le iba a decir a Mathias Malzieu que su novela, La mecánica del corazón, iba a tener un éxito tan arrollador en Europa (más de 150.000 ejemplares vendidos). Tal vez le dio suerte el título, que también empleó para dar nombre al sexto disco de su banda musical Dyonisos, llegando a ser disco de oro en 2008.

En la novela La mecánica del corazón, una fría noche en Edinburgo, nace Jack, el hijo de una prostituta. Al tener el corazón dañado, le ponen uno de madera, al que tendrá que dar cuerda toda la vida y cumplir tres reglas elementales: No tocar las agujas que sobresalen de su pecho, controlar su cólera y especialmente, no enamorarse nunca. El pobre Jack trata de cumplir las tres normas a pesar de ser constantemente rechazado por su peculiar corazón, hasta que conoce a una pequeña bailarina, Miss Acacia, por la que padecerá sentimientos hasta el momento desconocidos, poniendo en peligro su propia vida.

Mathias Malzieu está cansado de ser constantemente comparado con Tim Burton, por el uso de imágenes un tanto góticas y steampunk. Sinceramente, cuando leí La mecánica del corazón, no podía dejar de imaginarme a Jack, el protagonista, con la apariencia de Víctor, el escuálido protagonista de “La novia cadáver”, película de animación de Tim Burton. Tal vez influye el dibujo de la portada, bastante elegante por cierto.

Ahora llega a las librerías su nueva novela, La alargada sombra del amor, cuya fama seguro que le lleva al top ventas en libros estas navidades.

Mathias, un joven treintañero, acaba de perder a su madre, mientras espera en el parking del hospital a su padre y su hermana, ocurre un hecho insólito: un gigante se le aparece y le anuncia: «Soy el gigante Jack, doctor en sombrología. Trato a las personas que sufren una pérdida administrándoles un trozo de mi sombra. Con la sombra se puede batir el dolor y la muerte». Mathias deberá aprender a utilizar la sombra protectora.
¿Será capaz de vencer el dolor? ¿Evitará caer en el abismo? ¿Somos nosotros mismos capaces de asumir la perdidad de un amor, un familiar o un amigo?

Sin Comentarios

Deja tu comentario