Prueba gráfica de que García Lorca «hizo las Américas»

Prueba gráfica de que García Lorca "hizo las Américas"

Un profesor de la Universidad de Boston ha encontrado recientemente un manuscrito de puño y letra de García Lorca en un lugar que, en primera instancia, nada tiene que ver con nuestro reconocido autor. En concreto, el profesor Maurer halló en la Biblioteca del Congreso estadounidense el borrador inicial del poema “Oficina y denuncia”, de cuyo paradero no se tenía noticia según las indicaciones efectuadas por Maurer a la agencia EFE.

El poema pertenece a la obra “Poeta en Nueva York”, lo cual no deja de resultar curioso, habida cuenta de la propia estancia de García Lorca en la ciudad. Además, Lorca incluía en este manuscrito anotaciones suyas sobre una primera versión, al igual que algunos versos que finalmente no llegaron a publicarse y ciertas correcciones para su consiguiente publicación.

En ese sentido, la obra en sí presenta cierto tono autobiográfico, dado que la visita a Nueva York por parte de Lorca fue real y sus impresiones al respecto también representan en cierta manera la trascendencia propiciada por la combinación de culturas, creencias, estilos y formas de vida existentes en la Gran Manzana. De hecho, para Lorca el ambiente neoyorquino, totalmente arrollador comparado con sus experiencias en Madrid y Granada, presentó gran influencia a la hora de abordar sus nuevos trabajos.

Ahora bien, la localización del manuscrito fue bastante casual, ya que el profesor Maurer lo detectó en el listado de publicaciones disponibles en un catálogo de música. Al parecer, un musicólogo adquirió el manuscrito en una subasta por el equivalente a unos 200€ y depositó posteriormente el documento en la citada Biblioteca.

Ciertamente, Maurer se encontraba en proceso de recopilación respecto a otras cartas y materiales elaborados por Lorca, pero no pensó que precisamente en el Congreso americano fuese a encontrar un original cuya búsqueda se le había resistido durante un tiempo.

En definitiva, Maurer publicará un libro junto a Andrew Anderson sobre el viaje de Lorca a nueva York, en el que muchos documentos inéditos saldrán a la luz. Con ello, probablemente descubriremos a un Lorca más moderno tras “hacer las Américas”, un Lorca testigo de la gran mezcla de religiones, culturas y creencias.

Sin lugar a dudas, viajar enriquece a todas las personas, cuanto menos a los grandes artistas y personajes de la historia; pero García Lorca se nutrió de un Nuevo Mundo y lo mostró a través de su obra. Por consiguiente, es una suerte que sus cartas y sus borradores se dejen entrever desde distintos puntos de la geografía, dado que ello significa que Lorca amplió horizontes y lo plasmó en sus letras.

En resumidas cuentas, nunca se sabe dónde puede aparecer una obra cumbre de la literatura o un mínimo esquema de lo que pudo ser y no llegó a materializarse; por lo que no estará de más permanecer atentos/as al visitar museos y bibliotecas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *